1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (4 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…

Calidad del aire: en nuestras casas y oficinas

La calidad del aire de nuestras casas y oficinas, en definitiva de nuestras ciudades debería ser una de las principales preocupaciones, tanto de las instituciones como nuestra, al fin y al cabo somos los ciudadanos los que respiramos ese aire, dolencias variadas como las alergias, episodios de fatiga sin causa aparente, lipoatrofia semicircular, las infecciones respiratorias y problemas de pulmón, están entre las distintas consecuencias que un aire contaminado puede llevarnos a padecer, hoy nos vamos a preguntar por aquellos agentes que pueden llegar a contaminar el aire de nuestras casas y oficinas, en general de los lugares de pública concurrencia, la calidad del aire no es en ningún caso un tema menor.

Por todo ello es necesario que prestemos la atención que se merece al mantenimiento, limpieza y control tanto de los lugares de pública concurrencia como de nuestro hogar, a fin de evitar casos como los del brote de legionella en Manzanares, es fundamental para evitarlos. En I+D Control, somos especialistas en el mantenimiento de este tipo de instalaciones, para el control y prevención de la Legionelosis, del mismo modo tenemos un área especializada en la limpieza y desinfección de conductos de aire, si precisas de nuestros servicios  puedes contactar con nosotros desde nuestra sección o en la página de contacto general, o si te es más rápido o sencillo en los siguientes números de teléfono: 91 637 00 83 o en el 91 637 02 66

Calidad del aire - ID Control de Plagas

Contaminación interior: calidad del aire

Esto que vamos a decir, sobretodo después de los episodios de contaminación exterior de ciudades como Madrid o Milán, puede resultar un poco chocante cuando menos, pues bien en los países de nuestro mismo nivel de desarrollo, es decir los más desarrollados la contaminación existente en el interior de los edificios es mayor que la que se encuentra en el exterior, lo sabemos esta afirmación iba a causar gestos de asombro, pero ya os lo habíamos avisado ¿no? Esto ocurre principalmente porque al mismo tiempo se encuentran a la vez muchas potenciales fuentes contaminantes tanto del interior de los edificios y al tiempo las del exterior, por eso la calidad del aire de algunos de estos lugares es potencialmente peligrosa para la salud de las personas que los habitan o transitan.

Los datos con los que vamos a tratar hoy se recogen en los informes del Observatorio DKV de Salud y Medioambientede uno en particular que se denomina “Hogares saludables, edificios sostenibles”, entre otras cosas trata el tema de la calidad del aire en instalaciones no industriales. Bien este observatorio nace de la coalición de DKV Seguros y la Fundación Ecología y Desarrollo ECODES.

 

Calidad del aire: riesgo de difícil evaluación

Como decíamos al principio está constatado que algunas dolencias como el asma y las enfermedades respiratorias, están íntimamente ligadas a la calidad del aire que respiramos, si nos paramos a pensar en el tiempo que nos pasamos dentro de nuestra vivienda o en el edificio donde trabajamos, podemos ver que la mayoría de las horas del día estamos en ambientes cerrados, por eso tiene una incidencia mayor en esas dolencias la presencia de agentes químicos y biológicos en el aire interior, esos agentes, sus cantidades y cualidades, son las que deterioran la calidad del aire que respiramos. A pesar de estas evidencias sigue siendo una asignatura pendiente la evaluación de los efectos que la contaminación interior tiene para la salud, no existe hoy por hoy una forma de cuantificar exactamente la incidencia en el riesgo para la salud.

Calidad del aire: contaminantes en el aire interior

El Observatorio DKV de Salud y Medioambiente ha realizado un completo listado de contaminantes del aire interior de nuestros edificios, vamos a ver algunos de ellos:

  • los productos que se usan en el hogar y en oficinas, suelen ser productos químicos como los limpiadores, los ambientadores, o incluso los detergentes y suavizantes, por no hablar de aparatos eléctricos y electrónicos, tóner de impresión, etc.  Estos productos pueden contener cantidades significantes de sustancias químicas nocivas. Pueden producir algunos síntomas como irritación de las vías respiratorias, alergias, y algunas de ellas pueden dañar algunos sistemas vitales.
  • las bacterias, mohos y hongos que se producen en ambientes con excesiva humedad, producen problemas respiratorios, erupciones en la piel, etc.
  • el humo del tabaco, a pesar de las distintas legislaciones que en Europa se han ido sucediendo con prohibiciones de fumar dentro de edificios, aún estamos lejos de resolver la incidencia del mismo en la calidad del aire de los edificios y por ende en la salud de sus habitantes, es una de las causas del cáncer de pulmón, tanto en fumadores como en fumadores pasivos, agrava problemas respiratorios como el asma, y provoca dolores cabeza, garganta, irritación…
  • el radón es otra de las sustancias que incrementa la posibilidad de padecer cáncer de pulmón, se suele acumular en sótanos y bajos de casas en zonas graníticas.
  • los compuestos orgánicos volátiles, presentes en disolventes, pinturas, maderas aglomeradas, algunos de estos son el benceno, el naftaleno, el estireno, etc. Pueden provocar irritaciones,  y dañar órganos vitales. En los procesos de reformas o renovación de mobiliario y decoración, estos productos están en mayor suspensión en el aire, es por ello que no se debe cohabitar al tiempo que se dan estos procesos.
  • no usar con cabeza los sistemas de calefacción y aireación, las temperaturas extremas incrementan las enfermedades en grupos de riesgo, personas con enfermedades crónicas, ancianos o niños, los picos de calor, el frío y humedad excesivos no son saludables…
  • el monóxido de carbono (CO), producido en combustiones con poco oxígeno, causa de dolores de cabeza, mareos y en altas dosis puede conducirnos a la muerte.
  • el benzo pireno y otros hidrocarburos aromáticos policíclicos, se producen en la combustión defectuosa e inadecuada de combustibles fósiles y biomasa, muy usados en calderas y estufas. El problema de estas sustancias es que son potencialmente cancerígenas.
  • el amianto, fue una materia muy usada en la construcción en el siglo XX, con el tiempo se ha demostrado su paso al ambiente, por eso la sustitución de las partes realizadas con ese material en edificios debe ser realizada por empresas autorizadas y siguiendo unas estrictas normas de seguridad, puede provocar su inhalación cáncer de pulmón y mesotelioma.
  • el CO2 producido por la combustión de combustibles fósiles, altas concentraciones de este gas, no tóxico, hacen aconsejable usar una ventilación suficiente, ya sea natural o forzada.
  • y por supuesto los contaminantes del exterior, que pueden llegar al interior de los edificios, ya sean partículas en suspensión, el óxido de nitrógeno, el ozono troposférico, o los óxidos de azufre.
Si te ha parecido interesante.. ¿ Nos ayudas a moverlo por la red ?
Compártelo con los botones de arriba y danos "estrellitas" con los de aquí abajo :
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (4 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *