1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (4 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…
Ratones en casa qué hacer

Ratones en casa, qué hacer

Hoy vamos a hablar de los ratones en casa, la presencia de estos roedores en casa puede traer consecuencias desagradables, es cierto que por su aspecto y por su tamaño no producen el mismo rechazo que otro roedor del que ya hemos hablado en este Blog, las ratas, en nuestro devenir por las plagas urbanas hablamos de cómo eliminar ratas, pero finalmente los problemas que pueden traer suelen ser similares, los ratones son capaces de entrar por rendijas mínimas, es gracias a su cartílago suave. Hoy vamos a acercarnos a algunas de sus cualidades físicas y pondremos el acento en cómo evitar que entren en nuestras casas.

En I+D, Control, s.l. somos expertos en desratización y eliminar ratones en casa o locales, por eso no dude en ponerse en contacto con nosotros ante la más mínima señal de alarma, tenemos la solución para eliminar ratones en casa, puede llamarnos al 91 637 00 83 – 91 637 02 66

Ratones en casa

 

¡Malditos roedores!: los ratones

Los más mayores nos acordamos sin duda de ese grito casi de guerra que el gato Jinks lanzaba a la pareja de ratones que le hacía la vida imposible, ¡Malditos roedores!, él un gato con acento andaluz y ellos dos uno con acento mexicano y el otro cubano, así a grandes rasgos es la historia de Pixie y Dixie, de los Estudios de Hanna-Barbera, así que no es difícil que en casa la aparición de ratones traigan consigo “aliados” entre los niños de nuestra casa, son “tan cuquis”, y lo son tanto que algunas especies, treinta y ocho existen, de estos roedores son domesticas. De la familia Muridae, como las ratas, su género se denomina Mus y son unos roedores miomorfos, aquí están incluidos todos o la mayoría de roedores que conocemos con el nombre común de ratones.

El cuerpo de los ratones

En cuanto a su anatomía los ratones tienen un cuerpo conformado por cabeza, con los órganos encargados de los sentidos y por supuesto la boca, el tronco con dos pares de miembros, las manos con cuatro dedos muy desarrollados con garras y los pies que tienen cinco dedos,  es en el tronco donde se localizan también los orificios de los aparatos urinario, genital y anal, así como las ubres, y una cola que suele ser más larga que el resto del conjunto. Todo el cuerpo se halla cubierto de pelo, en la cabeza encontramos unos bigotes que se usan para el sentido del tacto, los ojos tienen párpados y labios en su boca. Los ratones visualmente son capaces de distinguir entre tonos claros y oscuros, pero no los colores.

Ratones: su hábitat

Una curiosidad de los ratones es que son el segundo mamífero con mayor presencia en la tierra, solo le adelanta el ser humano, este dato nos da una medida bastante acertada de la importancia de las plagas de ratones. La especie más conocida y por lo tanto la más habitual es la del Mus musculus, que no es otra que la del ratón casero. Ya hemos dicho que algunas especies de ratones son animales que se dedican a ser mascotas, otros son utilizados como animales de laboratorio y otros interactúan con los humanos como comensales, el comensalismo es una interacción biológica en la que una especie obtiene un beneficio claro en forma de alimentación y otra en principio no sale perjudicada por la misma. Aparte de estas especies extendidas en el ámbito doméstico existen otras en el hábitat rural. Es sobradamente conocida su capacidad para consumir cosechas y reservas de alimentos, es por ello que en el medio rural se usen depredadores domesticados para combatirlos. La vida media de un ratón varia de los tres meses a los dos años, la mayor longevidad corresponde a los animales que viven en cautividad.

La alimentación de los ratones

Su alimentación es casi en su totalidad herbívora, con especial interés en las frutas y en los granos y semillas. Es por ello que la adaptación de este roedor al entrono urbano es muy fácil, pueden alimentarse de los residuos comestibles que se acumulan en las calles de nuestras ciudades, la imagen de los ratones comiendo queso no es algo folclórico es bastante fácil de ver en realidad. En ocasiones pueden comer carne, procedente en su mayoría de los desperdicios mezclados e incluso llevados por las hambrunas que pueden llegar a padecer pueden llegar a alimentarse de individuos de su misma especie.

Ratones en casa qué hacer

Plagas: ratones en casa

Los ratones son capaces de atravesar huecos mucho más pequeños que su propio tamaño, es por ello que sus vías de penetración a las casas puedan ser tanto algunas hendiduras que existan en las paredes, las tuberías del sistema de saneamiento, por el sistema de drenaje de los edificios, e incluso por los conductos de gas o calefacción. su cartílago suave les ayuda a conseguir su objetivo. Es en estas fechas del otoño cuando acceden a los edificios en busca de sustento y un lugar donde resguardarse. Su reproducción es muy veloz con lo que la colonia de ratones puede llegar a un número considerable en muy poco tiempo. Las condiciones de poca higiene en nuestras ciudades confiere a los ratones la capacidad de trasmisión de parásitos y enfermedades.

Como medida preventiva el sellado de las posibles hendiduras de los edificios que les puedan servir de acceso, comprobar que las ventanas y huecos a nivel o ras de la calle estén debidamente cerradas y con un mantenimiento óptimo. La limpieza y el orden en cocinas, locales de venta de alimentos, con estos bien almacenados y sin acumular residuos durante más tiempo del necesario son algunas de las medidas que podemos adoptar para impedir su establecimiento en nuestros edificios. Una vez que tenemos una colonia en nuestra casa, existen muchos métodos para su eliminación, trampas pegajosas, cebos anticoagulantes de efecto retardado, etc.

Los ratones y los cultivos

Pero es en el medio rural donde la proliferación masiva de estos roedores comporta efectos más devastadores, son un auténtico riesgo para los cultivos. Este potencial daño se ve aumentado por la falta de depredadores naturales. Los ratones en el medio rural fijan su objetivo no solo en los frutos y cereales almacenados, son capaces de devorar arbustos jóvenes y los tallos de las plantaciones, pueden llegar a verse señales de su presencia en la corteza de árboles ya adultos, pues roerla es parte de su actividad.

Si te ha parecido interesante.. ¿ Nos ayudas a moverlo por la red ?
Compártelo con los botones de arriba y danos "estrellitas" con los de aquí abajo :
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (4 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *