1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…
Insectos voladores en industrias alimenticias - ID Control de Plagas

Insectos voladores en industrias alimenticias

En nuestra experiencia como empresa de control de plagas en Madrid y toda España, el control de insectos voladores en la industria alimentaria es fundamental. La presencia de estos insectos puede derivar en un más que serio problema de salud publica. Por otro lado los reglamentos y normativas que regulan la industria alimentaria, indican que no se debe permitir la presencia de estos insectos voladores en establecimientos de alimentos. El control de los insectos voladores es otro caballo de batalla de las normas y sistemas internacionales de seguridad alimentaria. Para ese control estos sistemas, como el BRC, el IFS o la ISO 22000, recogen la necesidad de emplear insectocaptores entre otras medidas de control.

Control de plagas en la industria alimentaria

La industria alimentaria está obligada a disponer de un programa adecuado de gestión de plagas. Es prioritario tanto por mantener y preservar la calidad de los productos alimentarios, como la buena imagen de la marca. Así todas las empresas de esta industria deben incluir en la gestión de su producción un sistema de análisis de peligros y puntos de control crítico. Este sistema estará irremediablemente ligado al control de plagas. Es este la mejor herramienta para conseguir preservar la calidad de los productos. Ese sistema de control de plagas dentro de la industira debe contemplar estas fases:

  • revisiones de la instalación. Tanto una inicial como otras periódicas,
  • identificación de plagas si procede,
  • análisis de la información recogida en las revisiones,
  • gestión de las plagas si procede,
  • seguimiento y monitorización de las actuaciones efectuadas, y
  • una gestión eficaz de la documentación.

Podemos prevenir la presencia de insectos voladores, ¿cómo?

Partiendo de la base de los problemas que pueden acarrear la presencia de insectos voladores en plantas de alimentos, hay que trabajar en la prevención. Recordemos por ejemplo que las moscas suelen vivir en lugares en los que la higiene es deficiente. Si su vuelo las lleva a plantas de envasado o manufacturación de alimentos, pueden contaminar los alimentos. Esa contaminación conllevará la transmisión de enfermedades a las personas que consuman esos alimentos contaminados. No hay que tener mucha imaginación para entender el alcance de una contaminación de ese tipo. Tanto en la salud como en la operatividad de la planta o plantas afectadas. Como siempre la prevención se demuestra más eficaz y menos costosa, que la necesidad de actuaciones de eliminación de plagas posteriores al problema.

La prevención estructural

Una de las líneas de actuación de la prevención en el control de plagas sería la prevención estructural, controlando los puntos de posible acceso de los insectos voladores. Esos puntos de acceso son desde ventanas, puertas a puntos de ventilación. La instalación de mosquiteras y el control del buen estado de las mismas sería un primer paso. En cuanto a las puertas merece especial atención aquellas que deben mantenerse abiertas gran parte del tiempo, por necesidades de la producción por ejemplo. Reducir ese tiempo que permanecen abiertas no es siempre una opción viable. En la medida de lo posible se debe tender a instalar sistemas de apertura automatizados. Con cierre y apertura veloz y lo suficientemente resistentes a impactos. También se puede usar algún sistema de doble puerta, que permiten la creación de vestíbulos estancos antes del acceso a la planta de producción.

Otra de las posibilidad en puertas que estén abiertas de forma constante es la colocación de cortinas de aire o la colocación de tiras plásticos verticales en los huecos de paso. Estas medidas obviamente no tienen el mismo coste, y su eficacia puede ser similar. Las corrientes de aire actúan como barreras preventivas y expulsan a la mayoría de insectos voladores. Las tiras de material plástico son una barrera física difícil de sobrepasar por estos insectos. La regulación de la temperatura es otra medida de prevención estructural. Ambientes frescos y que no tengan olores no resultan de gran atractivo para los insectos voladores.

Otras medidas de prevención

El sellado de fisuras, grietas o huecos por donde puedan pasar los insectos. La limpieza de los objetos y zonas ubicadas en los exteriores del acceso a las plantas. La gestión de los olores de las plantas donde se trabaja con los alimentos. En ese sentido una buena gestión de los desechos que se crean. Que los contenedores donde se depositan estén limpios y convenientemente cerrados. No solo hay que prestar atención a los residuos sólidos, es también importante reducir los residuos líquidos y su correcta manipulación. Especial atención requiere también la iluminación tanto interior como exterior.

Si te ha parecido interesante.. ¿ Nos ayudas a moverlo por la red ?
Compártelo con los botones de arriba y danos "estrellitas" con los de aquí abajo :
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *